LITURGIA FESTIVA EN MORILLE

October 20, 2018

No será fácil olvidar la fiesta fúnebre que se celebró, hace tan sólo una semana, en Morille. Tampoco pretendo que esto desaparezca de la memoria, afortunadamente dicen que los detalles triviales tienden a escaparse y que las vivencias negativas las bloqueamos haciendo que se destierren, sin embargo, la calidad de una experiencia positiva queda registrada con precisión.

 

Nada de lo que ocurrió fue baladí. Todo lo que aconteció era consecuencia del desarrollo de un proyecto artístico que entrelaza intereses comunes contando con la participación de todos. Durante la jornada, las acciones artísticas y las relaciones sociales fluyeron sin atasco, con facilidad.

 

El trabajo realizado durante más de un año contemplaba reunir artistas y otros agentes del mundo del arte con el interés común de evidenciar la muerte de los proyectos desarrollados, por muerte natural o por muerte inducida por el mercado del arte, dándoles un responso digno junto a las obras inhumadas de otros artistas de reconocido prestigio.

 

Las obras fallecidas habían sido incineradas deliberadamente en un acto solemne que generó una obra artística performática de carácter colectivo cargada de simbología. Las cenizas artísticas, como si del ave Fénix se tratase, permitían vislumbrar un repertorio sucesivo de nuevas obras, a veces de carácter individual otras de carácter colectivo.

 

                    Velatorio en LaLatente / fotografía: Olga Isla

 

 

Certificada la muerte, cada uno de nosotros diseñó el nicho contenedor de sus cenizas artísticas que formaría parte del columbario, testimonio de lo acontecido. La realización de esta pieza supuso el retorno a la creación individual para que después se regenerase en creación colectiva, como si de un cadáver exquisito se tratara, al construirse el monumento funerario, en el Cementerio del Arte de Morille.

El columbario, garantía de la memoria colectiva, está terminado pero no acabado, es parte de un proceso en el que se podrán incorporar nichos adicionales a los existentes. Es una obra en crecimiento continuo como el proyecto origen del mismo.

 

 

Columbario en el Cementerio del Arte (Morille) Fotografía: Dora Román

 

 

 

La liturgia festiva en Morille, fue regeneración de lo que ya no es y parte del proyecto defunción de arte que engloba mucho más (velatorios, libro de condolencias, cortejo fúnebre, procesión …), donde nada es banal ni casual, requiere reflexión. Es lúdico, procesual, reivindicativo y comprometido, es experiencia artística. Las connotaciones plásticas conviven con la búsqueda de soluciones a problemas colectivos.

 

                          Epiafio general en el columbario   Fotografía: Mario Gutiérrez Cru

 

 

 

El 13 de octubre es una fecha difícil de olvidar, está acumulada en la memoria, nos ayuda a evocar el pasado como un deseo cumplido y convertirlo en referente de ilusiones futuras.

 

 

Olga Isla

(www.olgaisla.com) 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Entradas recientes

October 10, 2018

Please reload

Archivo